miércoles, enero 02, 2008

UNA HISTORIA DE AMOR COMO OTRA CUALQUIERA (¿ah, sí?)

Hace algún tiempo conocí a un chico, llamémoslo K. K. era (es) alto, rubio y extranjero, y sobrino de un hombre alto, rubio y extranjero. K. tocaba la guitarra, tenía soñadores ojos grises, y era bastante agradable, pese a que mi inglés de aquella época distaba mucho de ser ideal y, por tanto, nuestra comunicación era más bien limitada.

Nos vimos tres veces: la primera coincidimos en casa de una conocida de su tío y de mis padres, la segunda fue una fiesta en casa de su tío, la tercera vino él a España con un amigo. Hasta aquí, todo normal: un chico agradable con el que tuve relativamente poco trato, pero que por lo general no me cayó ni bien ni mal. Vamos, una de esas personas que luego recuerdas vagamente como aquel chico tan guapito con el que hablaste cuatro frases. Bien.

Hará poco, mis padres fueron a ver a dicha conocida común. La buena mujer les recibió, como es habitual en ella, con buena hospitalidad, deliciosa comida y mejor vino. Y por supuesto, a la más mínima empezó el despelleje general del mundo, una de sus aficiones habituales aparte de castrar todo bicho viviente macho que caiga en sus manos, que lleva a cabo en presencia tanto como en ausencia de los mentados (me refiero al hábito de poner verde, es difícil castrar in absentia de la víctima... y estoy hablando de perros y gatos, que yo sepa; por si acaso). Por ella se enteraron mis padres de mi patético romance, del que yo no había mencionado nada no tanto por discreción como por no tener ni la más mínima idea de que había tenido lugar. La conversación posterior conmigo fue como sigue:

Mis padres: Hemos visto a E. y está estupenda.
Yo: ¡Qué bien!
Ps: Nos estuvo hablando sobre el sobrino de A. ¿Te acuerdas de él?
Yo: ¿Quién?
Ps: El que vino a casa...
Yo: ¡Ah, el que tocaba la guitarra! Sí, era un chico majo, ¿cómo le va?
Ps: Pues parece que se casó...
Yo: ¡Walah! (ligera admiración/desaprovación por mi parte: soy una mujer moderna y eso del matrimonio es algo que les pasa a los demás, y no deja de sorprenderme).
Ps: ...Y se divorció (pausa).
Yo: ¿Aham...?
Ps (ya con tono de guasa): Sí, por los visto nos contó A. que, como estaba tan enamorado de ti...
Yo: ¿Ah, sí?
Ps: ...Y tú le rechazaste tan cruelmente...
Yo: ¿Ah, sí?
Ps: ...Se casó con una chica que le recordaba a ti...
Yo: ¿Ah, sí?
Ps: ...Pero como no eras tú, al final decidió divorciarse.
Yo: ¿Ah, sí?
Ps: Parece que no te dejó mucha impresión...
Yo: Sí, es curioso, normalmente cuando doy calabazas al menos me acuerdo de haberlas dado...

Y es que soy una rompecorazones. Que lo sepáis. No está tan mal para un chico con el que hablé más bien poco y, que yo recuerde, nunca a solas... ¿Cómo lo haría para declararse? ¿Por telepatía?

La gente es rara. He dicho.

14 comentarios:

Iron dijo...

Me parece muy injusto. Las mujeres os pasais toda la vida sacando interpretaciones de los gestos mas nimios.
ej: hoy no me ha saludado, fijo que la pecora de X con la que sale lo ha puesto contra mi, por que el otro dia cuando me la cruce no le dije que me gustaba su peinado nuevo.
ej2: Z se ha tocado el pelo! eso es que esta coladita por Y. etc

Y cuando os miran con ojos de cordero degollado y maullan en vuestra ventana ni os dais cuenta.
Ntch. Crueles y perfidas feminas.....
;-P

L Gato dijo...

Hombre, si hubiese maullado bajo mi ventana y se hubiese meado por los rincones marcando territorio, creo que me hubiese dado cuenta... Calabazas no sé, pero un buen zapatillazo no creo que le hiciera daño, ¿no? A mi gato le iba de maravilla.

rincewind dijo...

jo que rara es la gente.. ¿si la unica amenaza era un zapatillazo como no sea declarado? ¿no consideraria la aficion esa de emascular criaturas comun entre las españolas?.. si es que iron tiene razon, es todo culpa de las mujeres que son mu malas (como decia mi abuela y ella nunca miente)

L Gato dijo...

Yo no soy mala, es que me han dibujado así...

rincewind dijo...

perdon por la molestias, creo qeu mi navegador sea vuelto loco o me odia o ambas. voy a esconder los cuchillos.

L Gato dijo...

No pasa nada, Rince xD

...La dama en cuestión NO es española tampoco...

Jhohan Dealer dijo...

¡¡Quiero conocer al dibujante!!

En fin, ultimamente hemos estado comentando en un circulo cerrado de engendros las formas que el macho en general dedica a indicar su interés por las feminas. De todas las tonterias que comentamos, muchas, nos quedamos con una que nos parece la más interesante:

Marcar el territorio y denotar el interés a topetazos cual vulgar ciervo en época de berrea. Las variantes de usar yelmo, casco de moto o vulgar cacerola son opciones personales por supuesto.

¿Por qué demonios tirarian los manuales de la raza humana (y agregados, que los hay)? Cuan sencilla podría llegar a ser la vida si no hubiera por medio tantas y tantas normas sociales, éticas, morales y personales.

Por cierto, ¿es posible que dijera algo que no llegaras a entender y pusieras cara de moco? No se... a veces pasa y sin salir del pais.

Así pues, señoras y señoritas mias, la próxima vez que vean a un varón golpeando su cabeza contra el mobiliario urbano y balbuceando frases inconexas e incoherentes, planteense si intenta decirles algo...

... y luego corran, por si acaso.

Jhohan Dealer dijo...

PD. Hay noches en las que a uno le golpean las partículas de inspiración que bombardean el universo. Y como se suele decir: agárrala y dale fuerte, no se vaya a escapar.

¡Ea! Casa de espejos actualizada.
A disfrutar, espero que sea de tu agrado.

PD2. Mmmm... vale, he borrado la respuesta anterior porque hay gazapos que dañan a la vista.

Arkhane dijo...

Pf. Los bohemios son raros.

Aunque reunas valentía y lances pedradas contra la ventana a corresponder te encuentras un dedo corazón asomando, persianazo y una onomatopeya de chasquido con el cerrojo echado.
A lo mejor pensó eso, se obsesionó con los clichés femeninos, la condescendencia sutil y el nanay surgiendo de una encantadora sonrisa mientras le palmeaban el hombro.
Para partirse el corazón, vamos.

Yo que sé, a lo mejor ahora toca el banjo y le susurra canciones al oído a una muñeca hinchable.

Ya digo, bohemios.

MALAQUITA dijo...

Vamos a ver; soy mujer y os voy a resumir esto en una palabra:
GILIPOLLAS

el termino mas adecuado para el KK [kaka]para describirle.

Que pasa? Se caso por despecho? puaj que poto!

Si no tuvo agallas pues te jodes y te la machacas Erodes;Y luego ala somos las tias las malas, crueles y perfidas damas.
Mas malas teniamos que ser! ja ja ja ja aja ja janaja ja aj aja ja ja ja!

L Gato dijo...

Vaya, yo que pensaba que era una historia para reírse y resulta que he desatado la guerra de sexos xDDDD

Pobre K. Con lo que me reí yo cuando mis padres me lo contaron...

MALAQUITA dijo...

lo canto en su momento Monica Naranjo:
"las chicas malas no pueden perdonar,
..."
Lastima eso fue su declive musical :/

Amon dijo...

Mi sincera opinión es que eres una mala pécora y que estas haciendo sufrir al muchacho innecesariamente.

Ahora mismo coge el primer vuelo a su ciudad y ve a su casa con flores y bombones a decirle que te pida matrimonio.

(previamente comprueba la cantidad de pasta que tenga en sus cuentas, sus propiedades, y que no tenga venéreas)

El amor es algo hermoso, un regalo de Dios que no debe ser tratado con burlas o indiferencia. Sientate a solas (aunque sea en el water) y medita sobre lo que ha pasado, quizás puedas arreglarlo aún.

Y es que... actuando así sólo destrozas la vida del muchacho, ¿y para qué vas a destrozar una vida si puedes destrozar dos?


Eva y Adán
Consejera Matrimonial

L Gato dijo...

Me ha gustado el consejo. ¿Para qué destrozar una vida cuando puedes destrozar dos? XDDD

Indeed!