martes, abril 18, 2006

LEVE COBARDÍA

Hete aquí que decidí quedar ayer con Varnae y Elijhaa para un (muy teórico) roleo de Changeling. Debo decir que quedó todo en agua de borrajas porque, como siempre, en vez de dedicarnos a hacer fichas nos dedicamos a charlar por los codos. Como no. Venía yo con un mosqueo porque, con mi últimamente habitual mala uva, casi hago que un impresentable me parta la cara. Detesto pagar mi billete de tren y ver a los niñatos saltar luego, porque soy más pobre que las ratas y me parece que esos niños de papá no están MÁS pelados que yo (o vivirían en la calle). Una cosa es el hombre de la estación del otro día, que tenía franco aspecto de irte a robar por pura pobreza y mal cuerpo. Le hubiese roto la cara sólo por escoger de víctima a mi padre, porque por otra cosa, no. Daba una cierta lástima, tan depauperado y gris como estaba. Pero mi sentido de la protección de la familia pasa por encima de mi conciencia social. Soy egocéntrica, he dicho.

Bueno, para el caso: que se me intenta colar detrás un tipo ya para sus 30. Gordito. Con pinta de trabajador de fábrica como la de aluminio en la que yo estuve.

Hasta aquí podíamos llegar. Me planté y me negué a dejarle pasar, así que me empujó después de intentar hacerse el simpático. Luego me siguió para informarme, muy cortésmente (no gritó demasiado), de que era una frustrada y de que si hubiese sido un hombre yo, me habría roto la cara. Comentario al que no pude evitar alzar la ceja y responder: así que tú me agrederías y la frustrada y amargada soy yo.

Interesante.

Suerte que tengo un admirable "ésprit de l'escalier" que hace que las cosas realmente ingeniosas y ofensivas se me ocurran a posteriori. Si no, me sacudía el hombre por la directa. Pero realmente me admira: se cuela, se intenta aprovechar de mi billete y la que está en falta soy yo. "¿Y cómo me montas este pollo por una mierda de billete?". Pues bien dispuesto que estabas a no pagarlo. Si tan mierda te parece, ¿por qué motivo no lo compras, si es tan poco...? ¿Y realmente se habría colado detrás de un hombre o me eligió porque, como víctima relativa, soy débil y mujer? Cobardía inconsciente hace que siempre se cuelen tras las personas que piensan que no les van a dar problemas: mujeres, ancianos, etc. Indefensos. Luego quedan bien consigo mismos diciéndose que no les han pegado cuando los plantan cara "porque era una mujer".

Pues me cago en su padre. Así, sin despeinarme.

La tarde pasó agradablemente entre cervezas y charla. Y mi espalda matándome.

Cualquier día me meto a monja de clausura. Eso sí, con internet.

I que la bombin, la nació.

10 comentarios:

Deirdre dijo...

hay gente realmente indeseable por el mundo, se piensan que son "wais" y que no tenemos nada mejor que hacer que dejarles hacer a su libre albedrio, personalmente los mataria a todos.

L Gato dijo...

Cielos. Debe ser la primavera...

Deirdre dijo...

en este tema es todo el año xD

René dijo...

También me encontré en esa situación, hice lo mismo, y el tio capullo se indigno con el hecho de que me parase para no dejarlo pasar. Pero dado mi aspecto (solo bueno para estas cosas), no tuvo narices a decirme nada más que "valeee".
Suscribo la opinión de Deidre, pero mi descripción de "wais" incluiría a gente que si os lo parece, sorry.

L Gato dijo...

Lo que yo diga, a Chualchenega no se le habrían colado ni chuleado xD

Dave dijo...

a gente necia, ácido acetil salicílico.

Carlesh dijo...

Me ocurrió algo parecido con un gafapasta que, a pesar de mi verticalidad limitada, se acobardó en cuanto me encaré con él. Luego me supo mal no haberle partido las gafas de un papirotazo... Ah, las oportunidades perdidas. Me hubiese gustado verle en el Verdi diciendo aquello de "El director es berlinés" sin sus gafas de pasta. Y que conste que no soy violento, si fuera violento estaría en la calle repartiendo yoyas en vez de dejando mensajes en blogs.

Ah, y feliz formato nuevo y bienvenida al mundo de los (blogueros) vivos.

L Gato dijo...

Gracias por la (re)bienvenida, Carlesh. Mejórate mucho!

Fourthman dijo...

Lamentable caballero es don pordiosero.

En fin, sus muertos más frescos (Pérez-Reverte dixit). Gracias a Odín por ser un bestiajo y que no me sucedan cosas así.

PD: Ye! I'm Robin! xDDD

Anónimo dijo...

Disculpa su mal humor. Si realmente era un trabajador de una fábrica de aluminio o similar, piensa en lo duro que debe ser que el jefe de semejante industria te de por culo tres veces al día (al menos, al ser aluminio, no te meten algo oxidado) el señor porcino vivía días de almorranas reventadas. Un poco de caridad.