jueves, abril 20, 2006

PARALELISMOS RECURRENTES

El otro día colgué aquí la imagen de mi Cuentasueños con una katana. Personaje surgido de una conversación con Accel (aka Belith) en la escalera de su casa, ha tenido una trayectoria de lo más incidentada en su vida, debido entre otras cosas a su confusa sexualidad, su persistente buena fé y su incapacidad para negarse a ayudar a todo aquel que lo necesite.

Llama al desastre, ¿verdad?

Creo que no conozco ser más desgraciado en amores que él/ella. Si bien por su personalidad amorosa suele llamar la atención de otros personajes y jugadores, sus relaciones suelen acabar de forma trágica. Léase: la mayoría de sus parejas mueren. A menudo con dolor. Incluyendo pérdidas de alma, jornadas en el infierno y otras delicatessen.


Ejemplo de lo dicho: paseando con el alma de su difunto amor


Como es un personaje al que le tengo particular cariño, a menudo le creo personalidades alternativas en otros mundos. Así nacieron Marcel, el oficial de la marina inglesa colonial, Maryanlyth, el príncipe elfo, y Mar en una versión libre de Harry Potter tras el cuarto libro (el quinto lo odio con pasión. No soporto a los niñatos).

En éste último universo de juego el pobre muchacho se fue a enamorar de Amon, o de su doble, como suele pasarle. Tengo una larga carrera de clonofilia con este personaje, y por algún motivo los dobles nunca caen en el tópico del "reflejo siniestro". Por el contrario, saltándose la insistencia popular del mito de la sombra viva, estos clones/dobles/gemelos suelen tener un carácter mil veces más amable que sus originales. Resultado: cuando el clon/doble/gemelo es destruído me pego unos hartones de llorar que ni con el más lacrimógeno de los dramas.

Y pasa siempre. No sé, como máster que soy de ese universo de juego, me siento algo frustrada por no haber encontrado una solución alternativa... Es como si me hubiese fallado la creatividad. Odio que me pase eso. Bastante tengo con mi persistente bloqueo en mi novela de zombies, que parece que haya llegado a ese punto en que la narración no se traba, si no que se arrastra.

En fin. Al menos la escena quedó épica-heroica-trágica.

¿Una copita de arsénico?

5 comentarios:

Deirdre dijo...

pobre amon alla donde vaya... siempre acaba bajo el rip xD

L Gato dijo...

Sigh

Iron dijo...

si es que mira que liarse con clones.... es como echarle los tejos a la muñeca inchable, una relacion gratificante, pero que te deja boca con sabor a latex.
P.D. los humanos sois muy raros.

Fourthman dijo...

Es lo que tienen los caminos que conducen al infierno, están empedrados de buenas intenciones.

Se suele decir que en el Multiverso cada cosa tiene su opuesto, parece que Mar Damsel tiene un desazonador efecto rebote en lo que a física cósmica se refiere. Por no hablar de esa integridad que se enfrenta una intrínseca maldad universal.

Y toda la movida filosófica, y tal.

Anónimo dijo...

Pobriñ@ Mar. Afortunadamente tiene buenos amigos que l@ ayudarán a relajarse delante de una mesa con un humeante café... ¿Hay algo mejor?